España en su historia.- Américo Castro

Cuando el gran historiador Claudio Sánchez Albornoz escribió su monumental obra España, un enigma histórico (1957) lo hizo cómo réplica a este libro de don Américo e inició, así, una de las polémicas más vivas y fecundas de la cultura española del siglo XX: la que oponía la visión de España de Sánchez Albornoz, más castellanista y que hacía mayor hincapié en el elemento constitutivo germánico, a la de Castro, que consideraba los elementos judío y musulmán como decisivos en la conformación de la mentalidad española.
Cuando el gran historiador Claudio Sánchez Albornoz escribió su monumental obra España, un enigma histórico (1957) lo hizo cómo réplica a este libro de don Américo e inició, así, una de las polémicas más vivas y fecundas de la cultura española del siglo XX: la que oponía la visión de España de Sánchez Albornoz, más castellanista y que hacía mayor hincapié en el elemento constitutivo germánico, a la de Castro, que consideraba los elementos judío y musulmán como decisivos en la conformación de la mentalidad española.
España en su historia. Cristianos, moros y judíos se terminó de escribir en Estados Unidos en abril de 1946 y se publicó, por primera vez, en Argentina en 1948. Prohibido en España por la dictadura del general Franco, el autor no se decidió entonces a reeditarlo tal cual y prefirió refundirlo por completo en un libro nuevo y distinto que tituló La realidad histórica de España. Sin embargo, España en su historia, la pieza original, recuperada en 1983, es la obra maestra de Américo Castro y la versión más afortunada y sugestiva de su formidable intuición histórica. Tras la primera publicación de este libro, y la polémica que suscitó, llena de adhesiones fervientes y críticas radicales, nada volvió a ser igual en la historiografía española. Tanto es así que un crítico de gran categoría, desde posiciones muy distintas a las de Américo Castro, se preguntaba no hace mucho: «Estamos frente a una aportación decisiva, o frente a verdades parciales elevadas a absolutas por un hombre de eximio talento?». Quizá responder a esa pregunta importe menos que entender lo que quiso enseñarnos don Américo con su libro: «Quisimos averiguar cómo se formó y se desarrolló lo que hoy denominaríamos la forma hispánica de vida».