Salvación en la palabra - Targum * Derash * Berith - Homenaje a Alejandro Díez Macho

El 6 de octubre de 1984 murió en Barcelona el profesor A. Díez Macho. Ese día perdió la ciencia bíblica uno de sus máximos cultivadores, cuya labor no será nada fácil que pueda ser continuada. Este amplio volumen, planeado como homenaje al gran investigador, aparece ahora en su recuerdo y memoria por pane de discípulos y amigos que, como se ve por el sumario, se extienden por todos los países cultos. El volumen ofrece un contenido rico en extremo sobre temas ugaríticos, targúmicos, sobre Antiguo y Nuevo Testamento y hasta sobre judaísmo medieval español.

El 6 de octubre de 1984 murió en Barcelona el profesor A. Díez Macho. Ese día perdió la ciencia bíblica uno de sus máximos cultivadores, cuya labor no será nada fácil que pueda ser continuada. Este amplio volumen, planeado como homenaje al gran investigador, aparece ahora en su recuerdo y memoria por pane de discípulos y amigos que, como se ve por el sumario, se extienden por todos los países cultos. El volumen ofrece un contenido rico en extremo sobre temas ugaríticos, targúmicos, sobre Antiguo y Nuevo Testamento y hasta sobre judaísmo medieval español.

Son los campos que más le interesaron en su investigación y en su cátedra, primero en la Universidad de Barcelona y luego en la Complutense de Madrid. Un hecho que determinó su futuro fue el proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, de la última ciudad, de publicar la Biblia Polyglotta Matritensia, para el cual él mismo trazó el plan (1949), haciéndose cargo de la sección de arameo. Para realizarlo visitó varias bibliotecas, como la Vaticana, la Palatina de Parma, la Bodleyana de Oxford, la Universitaria de Cambridge y la del Seminario Teológico Judío, de Nueva York, entre otras. En la Vaticana tuvo la fortuna de tropezar en 1956 con el manuscrito de Neófiti I con el Targum Palestinense y su texto arameo, dado por perdido desde el siglo XVI por su equivocada catalogación. La Políglota Matritense estaba así en marcha y el nombre del gran investigador se extendió a todas las latitudes de la ciencia bíblica.

 Este grueso volumen y los conocidos profesores que en él colaboran -Alonso Schökel, Barthélemy, Charlesworth, Delcor, Del Olmo, Cazelles, etc., y el de Muñoz León, que ha coordinado los trabajos- así to prueba de modo elocuente.
Los últimos años de su vida los consagró Díez Macho al estudio de los Apócri fos del AT y su publicación en Ediciones Cristiandad. Trazó el plan y redactó el tomo I: Introducción general a los Apócrifos, cuyas pruebas fueron las últimas que corrigió.

Fue Díez Macho, y todo en grado máximo, investigador, catedrático y escritor, a los que se unía un hombre de fe profunda y acrisolados sentimientos religiosos.

Pag:848