Origen judío de las monarquías europeas, El - Joaquín Javaloys

Este libro demuestra que las monarquías más importantes de Europa, incluidas las actuales española e inglesa, tienen ascendencia judía al estar emparentadas con la Casa del Rey David, la misma a la que perteneció jesucristo.
Este extraordinario secreto, posiblemente conocido y guardado por una elite aristocrática y por la cúpula de la Iglesia Católica, tuvo su origen en el siglo VIII, cuando el príncipe judío exilarca Makhir David, establecido en un principado al sur de Francia con el nombre de Teodoric I (730-796), contrajo matrimonio con Auda Martel, hermana de Pepín el Breve, padre de Carlomagno.
Este libro demuestra que las monarquías más importantes de Europa, incluidas las actuales española e inglesa, tienen ascendencia judía al estar emparentadas con la Casa del Rey David, la misma a la que perteneció jesucristo.
Este extraordinario secreto, posiblemente conocido y guardado por una elite aristocrática y por la cúpula de la Iglesia Católica, tuvo su origen en el siglo VIII, cuando el príncipe judío exilarca Makhir David, establecido en un principado al sur de Francia con el nombre de Teodoric I (730-796), contrajo matrimonio con Auda Martel, hermana de Pepín el Breve, padre de Carlomagno.
Esta alianza fue la manera de legitimar una dinastía, la carolingia, y adquirir la potestad de gobernar «por derecho divino» a todos los pueblos de la cristiandad. De este modo, el concepto de realeza adquiría un significado mucho más profundo, pues emparentar con esta dinastía implicaba emparentar con el linaje del Mesías. Después, y a raíz de sucesivos matrimonios, fueron originándose las distintas ramas dinásticas que han forjado y gobernado Europa durante siglos. Una singularidad regía estas ramas: si alguno de sus reyes no dejaba descendencia directa, otra rama colateral, pero también emparentada con el linaje davídico, iniciaba una nueva dinastía.
Capetos, Valois, Plantagenet, los reyes españoles de la Reconquista, Saboyas, Habsburgos o Borbones son algunas de las casas reales con raíces en la estirpe de David.
Este libro constituye un sorprendente trabajo histórico, basado en una concienzuda y paciente labor de investigación y documentación que incluye completos árboles genealógicos que avalan la tesis del autor
Una obra fascinante que aporta una nueva luz a la lectura de la Historia europea y que, lógicamente, cuestiona planteamientos tales como el sionismo, el antisemitismo o «la limpieza de sangre».