Marido entre dos muzeres - Anónimo

Esta novelita breve, de autor desconocido, publicada en la ciudad de Esmirna en los primeros años del presente siglo, es una clara muestra -en su fondo y en su forma - de la narrativa sefardí. El marco histórico donde se desarrolla la acción es la ciudad de Bizancio, desde el último cuarto del siglo x al primero del siglo XI, época en la que el poder se hallaba en manos de la dinastía macedónica, instaurada por Basilio I en el año 867.

Esta novelita breve, de autor desconocido, publicada en la ciudad de Esmirna en los primeros años del presente siglo, es una clara muestra -en su fondo y en su forma - de la narrativa sefardí.

El marco histórico donde se desarrolla la acción es la ciudad de Bizancio, desde el último cuarto del siglo x al primero del siglo XI, época en la que el poder se hallaba en manos de la dinastía macedónica, instaurada por Basilio I en el año 867.

La coincidencia de la realidad histórica con la trama de la novela demuestra el buen conocimiento que de aquella época en el imperio de Bizancio tenía el autor. Igualmente, la vida, la obra y personalidad del protagonista, Rabbí Gerson, queda expuesta con notable exactitud en sus rasgos más sobresalientes, aunque el autor se sirva de algunos datos biográficos del Rabbí para conseguir sus particulares propósitos.

La excepcional figura de Rabbí Gerson b. Yudá, conocido también por "Lumbrera del destierro", al que Elmaleh (Dic. col. 1456), posponiéndole indebidamente a Maimónides, llama "principal rabino del Judaísmo en el Medievo, que iluminó al mundo con su ciencia", surgió en un ambiente propicio, pues a comienzos del siglo x se produjo en la región franco-alemana un despertar de la espiritualidad entre los judíos. Gerson había nacido en Metz (Francia), hacia 960. Realizó sus primeros estudios con Yehuda b. Meir ha-Cohen (Leontino). En 1013, tras haber enviudado, se estableció en Mayence - donde fundó una importante academia - y dedicó toda su vida a la enseñanza y al estudio, principalmente de las ciencias judaicas.

La novela tiene una clara intención didáctica, como destinada a la formación de un pueblo no demasiado culto, al que adoctrina sobre ritos, preceptos, leyendas y tradiciones; le alienta a confiar sin reservas en Dios, pues la fe ciega en su Dios ha mantenido durante siglos al pueblo judío.

El principal objetivo de la obra es dar a conocer el hérem de R. Gerson. Toda su trama no es más que la exposición de los inconvenientes que lleva consigo la poligamia. Las desgracias, ultrajes y sufrimientos que padece el Rabbí, llevan al lector - siguiendo el camino trazado previamente por el autor - a aceptar la monogamia como fórmula perfecta.

Cada personaje es el símbolo de una cualidad o de un defecto. El Rabbí es la representación de la sabiduría y la lealtad a su pueblo; Débora, de la fidelidad y la bondad; Melita, de la pasión y la hipocresía; Yoán, de la envidia y la ambición; Basilio, del monarca justo, atado a las leyes que le obligan a actuar en contra de sus propios sentimientos; Mijael, de la envidia, sin personalidad ni inteligencia; Teodora, la gratitud...

Precede a la obra un interesante análisis sobre la literatura en judeoespañol, tan escasamente estudiada todavía, y sobre el presente título.

Pag.: 141