Maimónides, vida, pensamiento y obra - Meir Orian

Córdoba fue su cuna -hace ahora 850 añosy también la plazuela de sus primeros juegos: A sus trece años, por ser judío, la abandona llevándose consigo para siempre su blancura y ese aire luminoso con que impregnaría después su obra toda.
MAIMÓNIDES es una de esas figuras gigantescas y sublimes que el tiempo no sólo ha respetado, sino también engrandecido; un hombre al que el tiempo mismo ha hecho intemporal por la riqueza y vigencia de sus ideas, por la grandeza de su espíritu. Un hombre sin orillas. Filósofo, médico, codificador, talmudista, guía... del que se han escrito millares de libros, casi siempre en una sola vertiente y en un tono en exceso erudito.

Córdoba fue su cuna -hace ahora 850 añosy también la plazuela de sus primeros juegos: A sus trece años, por ser judío, la abandona llevándose consigo para siempre su blancura y ese aire luminoso con que impregnaría después su obra toda.
MAIMÓNIDES es una de esas figuras gigantescas y sublimes que el tiempo no sólo ha respetado, sino también engrandecido; un hombre al que el tiempo mismo ha hecho intemporal por la riqueza y vigencia de sus ideas, por la grandeza de su espíritu. Un hombre sin orillas. Filósofo, médico, codificador, talmudista, guía... del que se han escrito millares de libros, casi siempre en una sola vertiente y en un tono en exceso erudito.
MEIR ORIÁN se ha esforzado en lo contrario: en presentarnos al Rabí en todas sus facetas, con una minuciosidad deliciosa, con una increíble inmediatez a su persona, a la profundidad de su pensamiento, a la firmeza de su fe judía, al temple sosegado de su humanidad. Y lo ha conseguido ejemplarmente con un lenguaje sencillo, claro, maimonita.