Tiempo y la muerte, El - Moseh Ibn Ezra

Las elegías de Moseh Ibn Ezra
por Ángeles Navarro Peiró

PRÓLOGO
"Qué agradable fue para mí el tiempo de la amistad, qué dulce, de no ser porque pasó como una sombra, se fue. Mis días, oscurecidos sin mis amigos, lloran; y antes las noches con el esplendor de su figura lucían, sonreían"
PRÓLOGO
«Qué agradable fue para mí el tiempo de la amistad, qué dulce, de no ser porque pasó como una sombra, se fue. Mis días, oscurecidos sin mis amigos, lloran; y antes las noches con el esplendor de su figura lucían, sonreían. Desde que mis pies fueron prendidos en la trampa del exilio, los pechos de mi amada alegría se secaron, quedaron marchitos. La vejez convocó a las penas hasta que éstas se reunieron y en la fosa del destierro se abrazaron entre mis costados»
Hace años que me ocupo en el estudio de 1a producción poética secular de Moseh ibn `Ezra' con el fin de conseguir varios objetivos, como son, por ejemplo, lograr un mejor conocimiento de la lengua hebrea utilizada por el autor, de su técnica y procedimientos en el arte de versificar; pero para mí constituye sin duda una meta importantísima el poder transmitir al lector de habla castellana, por medio de la traducción de los poemas, la magnífica riqueza que la obra de este autor contiene. Bien es cierto que al cambiar de lengua, y por muy cuidada que sea la traducción, se altera también en cierto modo el sentido del escrito original, ya que lo que se presenta es una lectura determinada y un tanto subjetiva, la del traductor. Sin embargo, ello no debe ser impedimento para intentar por todos los medios posibles difundir una parte muy valiosa del legado cultural andalusí transmitido por quienes durante la Edad Media fueron habitantes de hecho y derecho de la Península Ibérica. Ese es el caso de la obra del granadino Moseh ibn `Ezra', uno de los cuatro poetas junto a Sému'el ibn Nagrella ha-Nagid, Selomoh ibn Gabirol y Yéhudah haLevi-- más grandes de la historia de la poesía hebrea en al-Andalus y posiblemente de la poesía hebrea de todos los tiempos.
Presento en este libro el estudio de los poemas elegíacos del mencionado autor, así como su versión castellana. Si se me preguntara por qué he comenzado con este tipo de poemas y no con otro de los varios que aparecen en el amplio diván del poeta, contestaría que en primer lugar deseaba empezar el estudio de la poesía de Moseh ibn 'Ezra' por uno de los dos géneros que, en mi opinión, se pueden calificar como «mayores» dentro de la poesía hispanohebrea: el panegírico (,ir ha-lebah) y la elegía (qinah). Entre ambos opté por las elegías debido a que en ellas, a pesar de que el poeta ha de moverse en el férreo marco de la normativa poética al uso: rima, metro, motivos y temas establecidos, lo cual da pie en muchas ocasiones a la composición de poemas completamente convencionales, sin embargo, aunque también nuestro poeta escribió elegías de «compromiso», las circunstancias de su vida le hicieron componer poemas luctuosos en los que vuelca su corazón con un auténtico sentimiento de dolor. Tanto en este tipo de poemas como en los pertenecientes al género de los «poemas de queja (télunah)» - donde se refleja el exilio, la añoranza de al-Andalus y el peregrinaje de ibn `Ezra' por las tierras cristianas- cuyo estudio y traducción podré también ofrecer dentro de poco, es posible rastrear no sólo su maestría en el arte de la poesía sino también la vida y el espíritu del hombre que los escribió.
El presente trabajo fue realizado dentro del marco del Proyecto de Investigación «Legado cultural de los judíos en España (siglos X-XV): Area literaria e histórica» del CICYT, en el que participé como investigadora responsable del equipo de la Universidad Complutense de Madrid.