Oculta filosofía,Juan Eusebio Nieremberg

En 1634, en la Imprenta del Reino de los Austrias, aparecía el libro “Oculta Filosofía” en el que, de un modo un tanto heterodoxo, el prolífico jesuita Juan Eusebio Nieremberg daba razón de la capacidad terapéutica de la música en las dolencias del cuerpo, así como de su valor como medicina del alma. Reelaboración de la sabiduría de los antiguos desde una perspectiva religiosa, el texto nos aparece hoy no sólo como una curiosidad histórica de la cultura española del s. XVII sino también como compendio de una mentalidad que —tan supersticiosa como erudita—se deja releer sin complejo alguno. Por vez primera se recuperan los capítulos más representativos de este singular viaje por la curación del alma a través de la música.

Páginas: 88

En 1634, en la Imprenta del Reino de los Austrias, aparecía el libro “Oculta Filosofía” en el que, de un modo un tanto heterodoxo, el prolífico jesuita Juan Eusebio Nieremberg daba razón de la capacidad terapéutica de la música en las dolencias del cuerpo, así como de su valor como medicina del alma. Reelaboración de la sabiduría de los antiguos desde una perspectiva religiosa, el texto nos aparece hoy no sólo como una curiosidad histórica de la cultura española del s. XVII sino también como compendio de una mentalidad que —tan supersticiosa como erudita—se deja releer sin complejo alguno. Por vez primera se recuperan los capítulos más representativos de este singular viaje por la curación del alma a través de la música. Juan Eusebio NierembergJuan Eusebio Nieremberg (Madrid, 1595-1658), de padres alemanes, estudió en la Universidad de Alcalá y en la de Salamanca, y en 1616 ingresó en la Compañía de Jesús. En el Colegio Imperial de Madrid fue profesor de humanidades, historia natural y Sagradas Escrituras, además de confesor de la Corte. Se le atribuyen setenta y tres obras impresas y once manuscritos. Destacan Del aprecio y estima de la Divina Gracia (1638), De la diferencia entre lo temporal y lo eterno (1640), De la afición y amor de María (1630), así como la biografía de san Ignacio de Loyola y la traducción de Imitatio Christi de Kempis. Intelectual erudito, escritor místico y cronista de Indias, ha sido traducido a diversos idiomas y ha gozado, en nuestro país, de una amplia repercusión cultural.