Escitas y osetas. Mitología y sociedad.,Dumézil, G.

La civilización de los antiguos escitas, rama de los pueblos llamados iranios, nos es conocida gracias a numerosos monumentos y por autores griegos, principalmente el libro IV de Heródoto. Las descripciones y los comentarios de los historiadores modernos se fundan únicamente en estos datos, a los ... 
La civilización de los antiguos escitas, rama de los pueblos llamados iranios, nos es conocida gracias a numerosos monumentos y por autores griegos, principalmente el libro IV de Heródoto. Las descripciones y los comentarios de los historiadores modernos se fundan únicamente en estos datos, a los cuales a partir del siglo XIX se agregan comparaciones con otros "imperios de las estepas": turcos, mongoles, etcétera.
Fue desdeñada así una importante fuente de información: los escitas no han desaparecido, continúan existiendo, en el Cáucaso, en el pequeño pueblo de los osetas, que ha ejercido una intensa influencia sobre distintos pueblos no indoeuropeos de las montañas.
El autor esclarece las descripciones de Heródoto mediante las originales "supervivencias", advertidas desde hace un siglo, en estas sociedades. Algunos de los antiguos dioses han legado fragmentos de su rica mitología a personajes sobrehumanos del folklore.
La clasificación de las familias protagonistas de la epopeya oseta conserva el marco, trifuncional, de la leyenda de origen de los escitas consignada por Heródoto. Igual continuidad se aprecia en las costumbres funerarias y en la concepción del más allá, en el ritual y en las maravillas acontecidas en banquetes. Varios de los relatos novelescos de aquel viejo etnógrafo, así como de Luciano, buen conocedor, siguen siendo reconocibles en tradiciones modernas.
La labor comparativa de Georges Dumézil recibe con este libro una aportación esencial y especialmente interesante y pintoresca.